América Latina está cobrando impulso finalmente

Keyword: 
Economic growth
Topic: 
Macroeconomics - Economic growth - Monetary Policy

En las principales economías de América Latina, la recuperación está en marcha. Aunque el crecimiento es aún magro, los nuevos datos sugieren que el impulso al crecimiento es sincronizado. Tras seis años de ralentización, la OECD espera que el crecimiento en seis países de América Latina que cubren alrededor del 85% del PIB (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y México) se sitúe en promedio en torno al 2.2% este año y alrededor del 2.8% en 2018.  Las perspectivas de mejora de la economía mundial, una volatilidad relativamente baja en los mercados financieros y aumentos de los precios de las materias primas, en particular del cobre y petróleo, explican el mejor desempeño, además de factores internos. En el ámbito interno, en Argentina hay menor incertidumbre política y la confianza de los consumidores está mejorando a medida que la inflación está disminuyendo. En el resto de países las elecciones presidenciales entre fines de este año y 2018 (Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y México) podrían generar cierta incertidumbre doméstica, pudiendo enlentecer el ritmo de crecimiento de la inversión. Las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) también están incrementando la incertidumbre relacionada con la economía mexicana.  Otros riesgos en este escenario incluyen una mayor desaceleración en China, turbulencias de los mercados financieros o proteccionismos y renegociaciones comerciales.

Para el 2019, se prevé un crecimiento en promedio de 2.9% en la región, aún débil e insuficiente para lograr la consolidación de un crecimiento inclusivo. Es el momento de impulsar reformas estructurales necesarias para garantizar mayor inclusión e incremento sostenido de la productividad. Las prioridades incluyen la inversión en capital humano de calidad e innovación, alentar la participación de la mujer en la fuerza laboral, reducir la precariedad e informalidad del mercado laboral, cerrar las brechas de infraestructura, frenar la corrupción, así como promover la integración comercial.

                  

Argentina: Se espera que el crecimiento económico se fortalezca y se extienda a más sectores. El descenso de la inflación, fruto de la aplicación de una política monetaria restrictiva, está favoreciendo el poder adquisitivo de los hogares e impulsando el consumo. La inversión será un motor de crecimiento clave, apoyada por un mejor clima para los negocios, las infraestructuras y las crecientes entradas de capital. Las exportaciones se beneficiarán de la recuperación de Brasil. El mercado de trabajo mostrará una mejora gradual a medida que la recuperación acelere su ritmo.

Brasil: Tras ocho trimestres consecutivos de crecimiento del producto negativo, la economía brasileña finalmente retornó al terreno positivo. Inicialmente impulsada por la agricultura, la recuperación se está extendiendo a otros sectores. Se espera un progresivo fortalecimiento del crecimiento, aunque la confianza se mantendrá sensible a los acontecimientos políticos. La inflación ha caído por debajo de la meta del Banco Central, impulsando los ingresos reales y permitiendo bajadas en los tipos de interés, lo que sustentará la recuperación de la inversión. El crédito al sector empresarial continúa a la baja, pero la tasa de desempleo ha empezado a descender.

Chile: Se prevé que el ritmo de crecimiento económico se acelere hasta alrededor 3% en 2018-2019, apoyado por la mejora de la demanda exterior, una política monetaria más acomodaticia y una mayor inversión del sector minero. Paralelamente a la recuperación de las exportaciones y la inversión, el mercado de trabajo se fortalecerá, disminuyendo las disparidades en los ingresos y estimulando el consumo privado. El repunte de la demanda agregada y la estabilización del tipo de cambio impulsarán la inflación hacia el rango meta..

Colombia: Se prevé que el crecimiento económico se intensifique entorno al 3% durante 2018 y 2019. La reducción del impuesto a las empresas, la firma del histórico acuerdo de paz, la mejora de las condiciones financieras y el inicio de proyectos de infraestructuras catalizarán la inversión. El consumo privado cobrará impulso con el fortalecimiento del mercado de trabajo. El incremento de la actividad y un tipo de cambio estable pondrán freno a la deceleración de la inflación.

Costa Rica: Se prevé que se mantenga un crecimiento robusto, apoyado en el buen comportamiento de las exportaciones y el impulso a la inversión procedente de las entradas de inversión extranjera directa y los proyectos de infraestructura pública. No obstante, la demanda interna se debilitará debido al impacto inflacionario de la reciente depreciación de la moneda, la subida de las tasas de interés y la consolidación fiscal. Las alzas de los precios de las materias primas y la disminución de la capacidad ociosa de la economía han elevado la inflación situándola dentro del rango meta.

México: El crecimiento se mantiene por encima del nivel del 2% pese a un entorno incierto, la consolidación fiscal y el endurecimiento de las condiciones monetarias. La composición del producto se reequilibrará hacia una mayor contribución de las exportaciones y de la inversión y una menor importancia del consumo privado, que se verá frenado por la elevada inflación y la consiguiente reducción del poder adquisitivo, y por la desaceleración del crédito fruto del tono más restrictivo de la política monetaria. La actividad en el sector de la construcción repuntará desde niveles históricamente bajos, sustentada en los esfuerzos de reconstrucción tras los terremotos de septiembre. La inversión privada recibirá un impulso con las recientes reformas estructurales y el éxito de las subastas en el sector de la energía.

Para leer en más detalle sobre las proyecciones macroeconómicas, así como los principales desafíos estructurales ir al reporte en la versión español/portugués o inglés (que incluye proyecciones para países de la OECD, principales desafíos y un capítulo especial sobre las vulnerabilidades financieras).

Share this