Correlación entre la Esperanza de Vida y la Fertilidad en el Mundo

Keyword: 
Health
Topic: 
Education - Health

El mundo de la ciencia está rodeado de correlaciones [1] entre sus variables. Es por esto de la creciente importancia de los “Data Scientists”, mismos que dedican gran parte de su tiempo en el análisis y el desarrollo de nuevas técnicas que puedan encontrar relaciones entre variables. Es importante destacar que esta tarea no solo se reduce a encontrar una correlación entre variables, más al contrario una vez encontrada una relación es igual o más contributivo encontrar el origen, las razones y las posibles consecuencias del porqué de la misma.

Bajo este precepto, el artículo presenta un análisis de correlación para el periodo de tiempo (1962-2012) entre la esperanza de vida (definida como el promedio de años que se espera viva una persona en un contexto social determinado) y la tasa de fertilidad (número promedio de hijos por mujer), el cual es presentado de manera general en el estudio de Cutler, Deaton y Muney (2005), con el objetivo principal de contribuir en el análisis de estas variables, a través de una revisión más profunda que muestre si esta correlación se mantiene a lo largo del tiempo, y a su vez analizar si esta relación permanece entre los diferentes países del mundo, los cuales poseen diferentes características económicas y sociales. Los resultados del artículo afirman que esta relación se mantiene tanto en el tiempo como entre los diferentes países del mundo, como es el caso de Bolivia, que mostró un avance notable en la mejora de las variables de análisis citadas en el presente artículo.

La idea general de la correlación sostiene en términos generales que una persona con esperanza de vida alta está asociada con un menor número de hijos comparado con una persona con esperanza de vida baja, sin embargo dicha relación no implica que exista una relación causal, [2] ya que esta puede ser también interpretada desde el punto de vista que a menor número de hijos, mayor esperanza de vida.

Dada esta correlación, es importante entender cuáles son los posibles conductos o razones por las cuales se da este particular fenómeno. [3] Una de las posibles razones se encuentra expresada en la Figura 1, misma que sostiene la idea que a nivel mundial: i) la tendencia significativa de tener una mayor esperanza de vida así como un menor número de hijos, se mantiene con el pasar de tiempo (si comparamos los datos para el año 1962 y 2012), equivalente a 50 años de evolución en el tiempo, como concluye el estudio de György y Nemeskéri (1990) titulado Historia de la vida humana, la vida y la mortalidad. Por otro lado, ii) los países con economías desarrolladas (Europa y Asia) tienden a tener un nivel de esperanza mayor y una tasa de fertilidad menor en comparación con los países con economías en desarrollo (África y parte de América), tanto para los datos registrados en 1962 como para el año 2012, ratificando lo que se expresa en el estudio de la Oficina Nacional de Estadísticas (2005) llamado Tendencias en la Esperanza de Vida por Clase Social.

Si bien la explicación anterior ilustra una aceptable explicación de la correlación entre estas variables, sería interesante analizar la evolución de la relación entre las variables seleccionadas en el tiempo. Es así que la Figura 2 presenta el tema de análisis en cuestión para todos los países pertenecientes al continente americano durante el periodo (1962-2012).

La tasa de fertilidad entre el periodo 1962-1970 presenta un promedio similar que oscila entre 4 a 7 hijos en promedio. Consiguientemente, durante el periodo 1980-2012 el promedio de tasa de fertilidad reduce gradualmente hasta llegar a un promedio de 1 a 3 respectivamente.

Respecto a Bolivia, la tasa de fertilidad si bien sigue la tendencia decreciente a lo largo del tiempo al igual que el resto de los países de la región, el país termina entre los 3 países con mayor tasa de fertilidad del continente para el 2012. 

Con relación al nivel de esperanza de vida, llama la atención que a lo largo del tiempo esta variable fue reduciendo su oscilación, registrando en 1962 un nivel entre 50 a 70 años, mientras que en 2012 se registró un nivel entre 70 y 80 años respectivamente. Contrario a la explicación de Bolivia referente al índice de fertilidad, Bolivia se encuentra entre los países de la región con menor esperanza de vida casi para todos los periodos de análisis, salvo para el 2012 en el cual Bolivia consiguió subir su nivel de esperanza de vida significativamente, situándose aproximadamente entre el promedio de los países de la región. Es importante resaltar los avances importantes con respecto a la esperanza de vida que han permitido a Bolivia estar por encima de otros países con ingresos similares, como Egipto y Nigeria, entre otros, sin embargo, Bolivia todavía está por debajo del promedio con relación a los países de América Latina.

Otro tema a destacar es como la correlación entre las variables de análisis va perdiendo fuerza a lo largo del tiempo, esto debido a la reducida dispersión de datos de las variables de estudio en la gestión 2012 comparado con los datos considerablemente dispersos registrados en 1962. Este evento puede explicarse por el notorio aumento en la calidad de vida de las personas, como cita Hofman (2011), el cual indica que una persona con una esperanza de vida más larga tiende a tener un número menor de hijos, porque le da mayor importancia a su cuidado integral, en otras palabras, el individuo le da mayor importancia a su propia calidad de vida, ya que tener un hijo representa un costo significativo.

Uno de los principales problemas en un análisis de correlación, aparte del tema de la causalidad ya descrito anteriormente, es demostrar que dicha relación no es espuria. Al respecto, Doblhammer, Gabriele y Vaupel (2001) argumentan que una forma de reducir la intensidad del problema mencionado es analizar estas variables desde otros campos o ramas de la ciencia. En ese sentido, destaca el estudio en medicina de Kuningas (2011) que concluye que las teorías evolutivas del envejecimiento predicen una compensación entre la fertilidad y la esperanza de vida, donde el aumento en la esperanza de vida de un individuo, tiene como costo una reducción en la fertilidad. Asimismo, el estudio en la rama biológica de Kirkwood (1977), concluye que los costos metabólicos asociados con la reproducción, pueden conducir a un deterioro en la condición materna, aumentando el riesgo de enfermedad y, por lo tanto, una mayor mortalidad. Finalmente, el estudio en genética de Penn y Smith (2007), sostiene que existe un trade-off genético, donde los genes que aumentan el potencial reproductivo temprano en la vida, aumentan el riesgo de enfermedad y consiguientemente mortalidad más adelante en la vida.

Es importante señalar que el estudio de Cutler, Deaton y Muney (2005), también demuestra sus propias razones para aclarar que la relación entre las variables de análisis no corresponde a una relación espuria, sin embargo, no hay duda de que esto es un tema de discusión para las diferentes ramas de la ciencia que han analizado estas variables según sus propios criterios.


1. Correlación: Medida del nivel de movimiento o variación entre dos variables aleatorias.

2. Una relación causal entre dos variables existe si la ocurrencia del primero causa el otro (causa y efecto). Una correlación entre dos variables no implica causalidad.

3. Para el análisis de correlación presentado en el artículo, se consideró como variables de control al: ingreso, edad, sexo, mejora de la salud y población.

Share this