Economías de reciente asentamiento europeo: distribución del ingreso, derechos de propiedad y desempeño

Keyword: 
Economic growth
Topic: 
Agricultural - Natural Resource Economics
History and Economics
Macroeconomics - Economic growth - Monetary Policy

El club de las economías de reciente asentamiento europeo (settler economies) del siglo XIX y primeras décadas del XX –Argentina, Australia, Nueva Zelanda y Uruguay– parecen compartir características similares que las transforman en un grupo de economías comparable. Se trata de un club con abundancia de recursos naturales, sujeto a dinámicas semejantes en términos de olas de inmigración, marginalización de poblaciones nativas, flujos de capital europeo, trabajo libre (al menos, desde la segunda mitad del siglo XIX), instituciones social y políticamente funcionales a la expansión económica y en las que se conformaron culturas “neo-europeas” que caracterizarían sus pautas de desarrollo de largo plazo (Lloyd & Metzer, 2013).

Las economías de reciente asentamiento participaron activamente en la expansión del capitalismo mundial durante la Primera Globalización combinando las consecuencias de la Segunda Revolución Industrial - caracterizada por el ferrocarril, la refrigeración y la fuerte reducción de los costos de transporte– con un clima templado y tierras fértiles propicias para la producción de carne, lana, cereales y otras commodities. Estas condiciones permitieron que esas economías ingresaran en una senda de rápido crecimiento basada en las exportaciones de origen primario, aunque ello convivió con un persistente deterioro de la distribución del ingreso. Más allá de estos rasgos comunes, la trayectoria al interior del club no fue homogénea y ello implicó resultados dispares para sus miembros. En particular, el ingreso per cápita fue más alto y el deterioro en la distribución del ingreso fue menos intenso en Australasia que en el Río de la Plata.

Una de las principales “contribuciones domésticas” al crecimiento económico fue la incorporación de tierra “nueva” (de variable calidad) a la producción, y las formas que asumieron estos procesos en cada región tuvieron consecuencias en términos de cambio estructural, evolución del ingreso y cantidad e intensidad en el uso de los factores productivos. Aunque importante la dotación de recursos naturales no representa toda la historia. La expansión de la frontera estuvo estrechamente relacionada con la constitución de derechos de propiedad sobre la tierra y, en consecuencia, con el establecimiento de diferentes sistemas de propiedad y mecanismos de incentivos asociados con ellos. Estas diferencias en el proceso de expansión de la frontera y la correspondiente formación de arreglos institucionales que la regularon, constituyen uno de los principales factores que explican por qué los patrones de generación y distribución del ingreso se comportaron de manera tan distinta al interior del club. La línea argumental que se propone es que la mera abundancia de recursos naturales no puede explicar el éxito o la prosperidad de las settler economies. Esto es, no fue sólo el descubrimiento de recursos naturales o las oportunidades comerciales para utilizarlos, sino también la tasa de explotación y la modalidad de distribución de las rentas las que actuaron conjuntamente para crear las condiciones para el desarrollo económico (McLean, 2004).

En un trabajo reciente indagamos los factores internos a las economías que expliquen las diferencias entre Australasia y el Río de la Plata considerando el papel que jugó la distribución de los derechos de propiedad de la tierra, en el proceso de expansión de la frontera agrícola, sobre el desempeño económico.

La mainstream del análisis reciente de la evolución de la economía atlántica durante las últimas décadas del siglo XIX (Williamson, O’Rourke y sus seguidores) está basado en el enfoque convencional de la teoría del comercio internacional –en la tradición del modelo de Heckscher-Ohlin-Samuleson– enfatizando el papel de la dotación de factores y la convergencia internacional de precios para explicar el crecimiento y el deterioro de la distribución del ingreso de las settler economies. Por el contrario, en este trabajo se hace foco en algunas instituciones domésticas que afectaron el desarrollo económico en un marco conceptual consistente con la Nueva Economía Institucional y que adopta la perspectiva de autores como Acemoglu, Robinson y sus seguidores.

Conceptual Framework

Las settler economies estuvieron sujetas a un intenso movimiento social, político y económico que indujo a modalidades específicas de distribución de los derechos de propiedad de la tierra y, en consecuencia, a la conformación del sistema de tenencia de ese activo. Considerando que estas economías basaron su expansión productiva en la explotación de recursos naturales (materializada a través de la expansión de la frontera), ello tuvo directas consecuencias en la generación y distribución de la riqueza, del ingreso, y del poder político.

Por lo tanto, el análisis comienza con la descripción histórica del proceso de distribución de los derechos de propiedad sobre la tierra desde comienzos del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial. El poder político resultante de este proceso de creación de un sistema de tenencia de la tierra habría actuado sobre la formación (endógena) de instituciones económicas que contribuyeron a configurar dinámicas de crecimiento productivo y de distribución funcional del ingreso que reforzaron las condiciones iniciales de cada región correspondientes a la herencia colonial.

Este enfoque propone que el cambio institucional y la configuración de las instituciones económicas estuvieron determinadas por la distribución del poder político y económico, siendo ambas, en definitiva, expresiones de la distribución de la riqueza. Por lo tanto, se asume que esta última estuvo, a su vez, determinada por la distribución de la tierra y, por ende, resulta pertinente estudiar el proceso de expansión de la frontera y la distribución de los derechos de propiedad de la tierra. En este análisis se identifican dos patrones de distribución de la propiedad en Australasia y el Río de la Plata. Ambos estuvieron asociados a herencias coloniales de largo plazo, a la dispar capacidad del estado para regular la distribución de la tierra –especialmente cuando las economías de enfrentaron al boom de las commodities– y al poder político alcanzado por los diferentes agentes que integraron la estructura social. Como resultado, la distribución funcional del ingreso en Australasia fue menos desigual y resultó de una mayor “salarización” que en el Río de la Plata donde la renta de la tierra absorbió la mayor parte del ingreso agropecuario, consolidando un régimen “rentista” de la producción, de baja acumulación de capital y, a la postre, de menor dinamismo.

Bibliografía

ACEMOGLU, Daron, JOHNSON, Simon and ROBINSON, James (2005): “Institutions as the Fundamental Cause of Long-Run Growth”. In Aghion, P. and Durlauf, S. (Ed.): Handbook of Economic Growth, Amsterdam: North Holland.

LLOYD, Christopher and METZER, Jacob (2013): “Settler Colonization and Societies in History: Patterns and Concepts”. In Lloyd, C., Metzer, J. and Sutch, R. (Eds.): Settler Economies in World History, Ch. 1, pp. 1-34.

MCLEAN, Ian (2004): “Australian Economic Growth in Historical Perspective”. Economic Record, Vol. 80, No. 250, pp. 330-345, September.
 

Share this