Seis buenas prácticas de la gestión escolar para mejorar el aprendizaje

Keyword: 
Education
Topic: 
Education - Health

Mi trabajo me ha llevado a visitar escuelas a lo largo y ancho del Ecuador: en la costa y las Islas Galápagos, en la región interandina y en la Amazonia. Cada una con características diferentes e, incluso, ¡calendarios escolares diferentes! Durante cada visita siempre me vienen a la mente ciertas preguntas: ¿Qué hacen estas escuelas para fortalecer el aprendizaje con los recursos que tienen? ¿Qué buenas prácticas he aprendido en mi experiencia que las escuelas de la región podrían  seguir para mejorar su gestión?  He identificado seis que a continuación detallo.

1) Establecer metas claras para autoridades y cuerpo docente, permitiendo tener una visión amplia de los aprendizajes que se pretenden lograr en los estudiantes; es decir, definición de objetivos en el logro de aprendizaje y las acciones que se tomarán respecto a cómo alcanzarlas.

2) Entender el entorno donde se desenvuelve la comunidad educativa es necesario para analizar las estrategias a implementarse para lograr aprendizajes de calidad. Esto incluye conocer las características de las comunidades, sus interacciones sociales y sus costumbres de forma que se puedan focalizar de mejor manera los recursos para el aprendizaje.

3) Promover la autorregulación institucional de forma que exista un control y administración de los limitados recursos en función de las metas previstas en los aprendizajes. Por ejemplo, la designación del material didáctico y recursos tecnológicos deben estar orientados en aquellas áreas que permitan potenciar al máximo los aprendizajes.

6-practicas-ecuador4) Adaptarse al cambio.  Toda institución debe lidiar con situaciones de cambio, ya sea de manera imprevista o de forma planificada, más estos retos no pueden afectar las metas de aprendizaje a largo plazo de los estudiantes. Por ejemplo, el acceso a espacios de aprendizaje no puede verse limitado completamente por trabajos de remodelación o ampliación.

5) Generación de alianzas estratégicas sustentadas en la experiencia de la institución sobre el conocimiento del entorno y la formulación de las metas que desea alcanzar. Una alianza estratégica en ciertos contextos podría ser establecer un diálogo con empresas cercanas a las instituciones educativas para que jóvenes estudiantes realicen prácticas laborales.

6) Sentido de comunidad que permita ser más eficiente en la asignación y distribución de recursos, así como en la rendición de cuentas transparente en función de las metas institucionales y los logros de aprendizaje. Un claro ejemplo de este sentido de comunidad es exponer a familias y organizaciones comunitarias a los logros alcanzados por los estudiantes y recursos destinados a la mejorar de los centros educativos.

Estas buenas prácticas han sido clave, desde mi experiencia, observando centros educativos, para desarrollar dinámicas de gestión mucho más acertadas y orientadas a la calidad de los aprendizajes. Cada una de estas instituciones se organiza de manera independiente y orienta la gestión en torno a sus necesidades locales, consiguiendo integrar estos elementos y aprovecharlos para obtener resultados en los aprendizajes de sus estudiantes.

Sistematizar estas prácticas puede contribuir a la integración de acciones concretas en la política pública en educación. Además, estas reflexiones promueven un diálogo más cercano con otros sistemas para así compartir experiencias exitosas en otros contextos de la región y, de manera conjunta, promover la excelencia en los sistemas educativos.


Este articulo fue inicialmente publicado en el blog Enfoque Educación – Blog del BID sobre la educación, el 23 de Noviembre del 2016.

Share this