¿Qué nos enseña el Nobel de Economía sobre mejorar vidas hoy?

Keyword: 
Poverty
Topic: 
Poverty - Inequality - Aid Effectiveness

Este post apareció originalmente en el blog Primeros Pasos – Blog del BID sobre Primera Infancia, el 16 de Octubre del 2017.

Hago lo que no quiero y dejo de hacer lo que quisiera. ¿Te suena familiar? ¿Cómo lo explicamos? Según la disciplina de la Economía del Comportamiento (EC), las personas tomamos decisiones de dos maneras. Una implica tomar en cuenta toda la información relevante para decidir racionalmente y de forma meditada, haciendo un análisis de costos y beneficios en el largo plazo. La otra es una respuesta automática, que obedece a costumbres o reglas a dedo.

Esta disciplina, a la que mucho ha contribuido el actual premio Nobel de Economía, Richard Thaler, busca aprovechar el proceso de toma de decisiones para ayudar a las personas a alcanzar la meta deseada.

¿Cómo incide la capacidad de toma de decisiones sobre la pobreza extrema?

En un contexto de extrema pobreza, el agotamiento de la fuerza de voluntad y la atención debilitan aún más el proceso de toma de decisiones. Si pensamos en la capacidad de toma de decisiones como el ancho de banda de una conexión de internet, la pobreza extrema satura los cables y deja poco espacio para la planeación y posibilidad de considerar situaciones complejas.

Es por ello que las organizaciones comprometidas con acabar con la pobreza están poniendo más énfasis en cambiar los comportamientos de las personas, particularmente en la primera infancia. Por ejemplo, promueven estilos de vida más saludables con chequeos médicos rutinarios y hacen hincapié sobre la importancia de la educación temprana y de la estimulación del juego en el desarrollo infantil temprano.

También han dedicado sus esfuerzos a cambiar la manera en que los proveedores de servicios, como jardines infantiles, interactúan con los niños. El objetivo es aplicar metodologías complementarias para combatir la pobreza mediante intervenciones apropiadas, como ya lo están haciendo iniciativas como ideas42, reconociendo la importancia del comportamiento humano, frecuentemente ignorado, en situaciones que perpetúan la pobreza.

¿Qué estamos haciendo en el sector social del BID para aplicar las ideas que merecieron el Premio Nobel?

Mientras algunos de nuestros colegas están aplicando ciencias del comportamiento a temas de ahorro y pago de impuestos, el equipo de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está organizando el evento ALAS-BID con énfasis en las funciones ejecutivas en la infancia, claramente un importantísimo determinante del comportamiento humano en todo el ciclo de vida.

En el sector salud, ilustramos en una nota de política las diferentes formas en que las herramientas de la EC podrían usarse para promover estilos de vida saludables y actuar como elemento disuasorio de los factores de riesgo asociados con las enfermedades crónicas. Por ejemplo, para promover dietas más sanas han demostrado ser útiles las herramientas que aumentan la información relevante, como resaltar el contenido calórico y la utilización de estrategias para enmarcar o presentar la información, por ejemplo, en el diseño de un menú o en la configuración de cafeterías.

Además, los contratos de compromiso y los incentivos sociales que se basan en las herramientas de la EC podrían usarse para promover estilos de vida activos, mientras que las intervenciones basadas en el auto-monitoreo y los recordatorios han demostrado ser útiles para aumentar la adherencia al tratamiento en general en las enfermedades crónicas.

Estos son algunos ejemplos que hemos impulsado desde el BID:

  • Mejorar el consumo de la dosis correcta de micronutrientes en niños de 6-24 meses de edad en Honduras y El Salvador a través de recordatorios, simplificación de los mensajes a las madres, calendarios para marcar el consumo diario y dejar stocks de micronutrientes en el hogar.
  • Mejorar la calidad de la atención en El Salvador y Belice mediante incentivos grupales no financieros basados en comentarios inmediatos y reconocimiento público del desempeño cada 6 meses.
  • Mejorar la asistencia a la escuela en la República Dominicana a través de mensajes de texto que muestren a los padres la asistencia de sus hijos.

Sabemos que es importante armar redes con socios externos para apalancar los proyectos del BID con miras a la erradicación de la pobreza. Por ello estamos liderando un esfuerzo para apoyar el establecimiento de un Grupo de estudios sobre el Comportamiento en asociación con el Instituto de Neurociencias Cognitivas (INECO). Esta alianza tiene como propósito atender una creciente demanda de los países miembros de contar con diagnósticos basados en análisis de datos sobre comportamientos reales. Además, la Economía del Comportamiento busca ofrecer herramientas eficientes para enfrentar desafíos en las áreas de salud, la primera infancia y la promoción del envejecimiento saludable, así como también para evaluar rigurosamente estas iniciativas.

Si no habías considerado analizar el comportamiento humano y su relación con los círculos viciosos de pobreza, es una buena idea hacerlo ahora. Después de todo, deberíamos aprovechar al máximo las estrategias que pueden combatir la pobreza de forma concreta, y no solamente porque un Premio Nobel las populariza.

Share this