Por qué prosperan las empresas bien gobernadas que hacen frente a los retos sociales

Keyword: 
Economic growth
Topic: 
Macroeconomics - Economic growth - Monetary Policy


Este articulo fue inicialmente publicado en el Blog del Banco Interamericano de Desarrollo - Ideas que Cuentan, el 2 de Diciembre del 2019.


¿Cómo podemos hacer frente al hecho de que América Latina es la región más desigual del mundo? ¿Cómo podemos gestionar un crecimiento económico mediocre? ¿Y cómo podemos transformar nuestras economías y hacer que la pobreza y la exclusión sean cosas del pasado?

Para responder algunas de esas preguntas, Colin Mayer, profesor Peter Moores de Estudios de Gestión en la Saïd Business School de la Universidad de Oxford, recientemente habló en el BID en el marco de los Seminarios de Investigación y Política, una nueva serie que cuenta con la participación de distinguidos oradores que trabajan en el espacio donde se cruzan el diseño de políticas y la investigación basada en evidencia.

El profesor Mayer es un experto en finanzas corporativas, tributación y gobernanza que critica el énfasis que ponen las empresas en los accionistas y en las utilidades en detrimento de una visión más consciente de la sociedad y de la comunidad. En su opinión, la buena gobernanza corporativa es clave. El profesor Mayer sintetizó algunas de las ideas de su presentación sobre el tema en una entrevista en cámara con el BID que se presenta a continuación.

¿La razón de ser de las empresas es maximizar las utilidades?

Que la razón de ser de las empresas sea maximizar las utilidades no es precisamente una conceptualización correcta de los negocios. Los negocios nos ayudan a resolver problemas. Son una herramienta increíble en ese sentido. En el proceso, obtienen utilidades, pero estas no son el propósito principal de los negocios.

¿Qué implicaciones tiene el hecho de que las empresas se centren en las utilidades?

El énfasis de las empresas en las utilidades ha dado lugar a un enfoque en una sola parte de la sociedad: los accionistas. Y ese dominio de los accionistas ha generado una sensación de que el sistema es intrínsecamente injusto, de que solo se ocupa de generar beneficios financieros para un grupo muy pequeño de la sociedad. Las consecuencias han sido la creciente desigualdad, la concentración de la riqueza y graves problemas ambientales, sociales y del funcionamiento de nuestra política. Y a raíz de todo eso ha surgido el populismo en todo el mundo.

¿Cómo contribuye una buena gobernanza al éxito empresarial?

Las empresas que cuentan con una buena gobernanza reconocen que necesitan tener un objetivo bien estucturado, un objetivo que demuestre cómo están solucionando las cuestiones y problemas que enfrentan ciertos sectores de la sociedad y cómo están acometiendo dicha labor. Para ello, la gobernanza de una empresa necesita tener una noción clara de los valores necesarios para apoyar la entrega de tales soluciones y una estrategia mediante la cual realmente las implementen. Necesitan tener formas para medir el desempeño e incentivar a las personas en función del logro de esos objetivos.

En América Latina y el Caribe hay muy pocas empresas grandes, eficientes y altamente productivas. ¿Tiene eso que ver con la gobernanza?

La ausencia de grandes corporaciones en gran parte de América Latina es un reflejo de la incapacidad de las empresas para forjar relaciones de confianza con las partes interesadas necesarias para alcanzar el éxito. Lo que se observa en otras partes del mundo es que cuando las empresas pueden crear ese sentimiento de estar desempeñando un papel importante para la sociedad, prosperan, crecen, son capaces de invertir y de recaudar fondos. Por otra parte, cuando hay una grave desconfianza en las empresas, lo que ocurre en última instancia es que se dan intervenciones políticas, una regulación que socava el crecimiento y el éxito empresarial. América Latina necesita reconocer qué hace falta para crear negocios prósperos con capacidad de crecer y generar prosperidad para la sociedad en general.

Share this