Descentralización y equilibrio de poderes en América Latina

Topic: 
Politics and Economy
Year: 
2010
Review by: 
Julián Arévalo y Gabriel Angarita
Author(s): 
Tulia G. Falleti
Publisher: 
Cambridge University Press
Share this

Uno de los fenómenos políticos recientes más importantes a lo largo del planeta es la creciente importancia de la política sub-nacional. Descentralización y Política Subnacional en Latinoamérica, de Tulia Falleti, destaca la gran transferencia de recursos, responsabilidades y poder político “hacia abajo” en las dos últimas décadas, y parte de la observación de que los actores subnacionales - municipios, estados, gobernaciones - cumplen un papel cada vez más protagónico en la vida de los países de la región.

Según la autora, las relaciones verticales entre los niveles de gobierno hoy superan en importancia a las relaciones horizontales entre las ramas del poder.

La naturaleza del debate sobre política subnacional ha cambiado frente a lo que ocurría hace algún tiempo. Hoy en día el énfasis no se da únicamente en las disputas acerca de la autonomía local, el federalismo y la distribución de las regalías, como era la tradición al hablar de estos temas. Los debates actuales sobre la descentralización involucran temas tan trascendentales como la negociación de conflictos étnicos, la construcción de estados-nación, la estabilidad de los gobiernos, y la probabilidad de llevar a cabo reformas macroeconómicas exitosas (Falleti, 31: 2010).

A pesar de la importancia que ha cobrado la descentralización en los últimos años, la mayor parte de los análisis se centran en sus ventajas y desventajas, tomando como punto de partida el cambio de equilibrio de poderes entre gobiernos nacionales y entidades subnacionales. Falleti cuestiona este supuesto a partir de la observación de que en los países de su muestra los resultados son variados. Mientras que en Brasil y Colombia, los procesos de descentralización han logrado darle un mayor poder a los alcaldes y gobernadores, en México este cambio en el equilibrio de poderes intergubernamental ha sido mucho menor, mientras que en Argentina ha sido prácticamente inexistente.

La pregunta fundamental del estudio es determinar qué explica la variabilidad observada en el cambio en el equilibrio de poderes entre los niveles de gobierno nacional y subnacional en algunos países de la región, luego de algunas décadas de iniciado el proceso de descentralización.

Para ello propone una definición operativa de descentralización que incluye indicadores de recursos económicos, autoridad legal y capacidad organizativa de los entes subnacionales con respecto a los gobiernos nacionales [1]. Además, distingue entre reformas de tipo fiscal, administrativo y político [2]. Argumenta que el tipo de reformas responde al tipo de intereses políticos prevalecientes - nacionales o subnacionales - en las coaliciones de gobierno, y, muestra que el orden de las reformas es el principal determinante del equilibrio de poderes resultante del proceso de reformas.

Así, los gobiernos nacionales prefieren descentralizar hacia el nivel local porque los alcaldes tienen menos poder que los gobernadores, y estos a su vez prefieren la descentralización al nivel del Estado, y están en contra de la descentralización al nivel local.

Sobre la secuencia, Falleti argumenta que cuando las reformas se inician con la descentralización política, los municipios y departamentos presionan para lograr reformas fiscales y administrativas, lo que al final les da un mayor poder relativo frente al gobierno nacional; por su parte, iniciar con reformas administrativas impide que las entidades sub-nacionales mejoren su situación de poder frente a aquellos.

La autora utiliza el método secuencial comparativo, una aplicación del método de seguimiento de procesos, que identifica el mecanismo causal entre los principales eventos del proceso de estudio y permite comparar las secuencias resultantes en cada caso para explicar las fuentes de variación. Este método reconoce la importancia de los procesos de retroalimentación en las dinámicas sociales y destaca el efecto de las reformas anteriores sobre los resultados posteriores, considerando que los eventos pasados restringen las elecciones presentes.

Para ese estudio, Falleti eligió cuatro países donde la descentralización ha jugado un papel importante: Argentina, Brasil, Colombia y México. La similitud de sus estructuras de gobierno y del tamaño de sus entidades subnacionales permiten las comparaciones y sus diferencias institucionales enriquecen el análisis.

El resto del libro es un análisis detallado de cada uno de estos casos, que hace énfasis en las iniciativas que dieron lugar al proceso de descentralización, las secuencias, los intereses que prevalecieron en cada etapa y el equilibrio de poderes resultante.

ARGENTINA

En Argentina el proceso de descentralización, cuya primera etapa va de 1978 a 1994, fue iniciado por el régimen militar, y siguió la secuencia Administrativa-Fiscal-Política. Los militares impusieron las reformas para quitar responsabilidades al gobierno central y dárselas a las provincias, como parte de un proyecto de reorganización de la nación que buscaba reducir el déficit del gobierno federal y la burocracia.

La primera reforma administrativa, implementada en 1978, fue la descentralización de la educación básica, que a partir de entonces pasó a ser responsabilidad de las provincias. Ese proceso no fue acompañado de la transferencia de mayores recursos a las provincias, de modo que se impusieron los intereses nacionales sobre los regionales.

Luego de la transición a la democracia, la siguiente etapa fue la de la reforma fiscal en 1988, resultante de una negociación entre alcaldes, gobernadores y gobierno federal que duró cerca de cuatro años y que buscaba atender la crisis fiscal de las provincias causada por la descentralización administrativa. En ese periodo se formó una coalición subnacional en la que participaron todos los gobernadores y que solo se hizo efectiva una vez fue claro que el partido de gobierno saldría del poder y la oposición obtuvo mayoría en el Congreso. La reforma aumentó las transferencias del gobierno federal a las provincias y limitó la discreción del nivel central para asignarlas.

En 1992 se hizo una nueva reforma administrativa que trasladó el manejo de las escuelas secundarias a las provincias. Igual que la de 1978, no estuvo acompañada del financiamiento correspondiente y, en general, tuvo características similares en cuanto a coaliciones y estrategias del gobierno nacional.

La última fase fue la descentralización política en 1994 con la elección popular del alcalde de Buenos Aires, que antes era designado por el Presidente [3]. Esta reforma fue resultado de un acuerdo entre el Presidente y el líder de la oposición, y sirvió para negociar la reelección de Menem.

Falleti subraya que en el proceso de descentralización argentino prevalecieron y dominaron los intereses del nivel nacional. La secuencia de reformas permitió que el gobierno federal obtuviera mayor poder de negociación y tuviera la iniciativa y definiera el rumbo de las reformas, lo que implicó un cambio mínimo en el equilibrio de poderes. Como veremos, esta situación difiere de la de otros países que siguieron secuencias diferentes.

COLOMBIA

El período de descentralización en Colombia va de 1982 a 1994, siguiendo la secuencia Política-Fiscal-Administrativa, en un contexto de débil monopolio del uso legítimo de la fuerza por parte del Estado colombiano y de una permanente disputa por el control del territorio.

El proceso se inició en medio de una profunda crisis política a mediados de los años ochenta, cuando la descentralización política se veía como un medio para alcanzar la paz e integrar al país. Se formó una coalición entre el Partido Conservador –en ese momento en el poder-, los movimientos sociales, y un grupo mixto de actores nacionales y locales, en la que prevalecían los intereses subnacionales y que logró la elección popular de alcaldes. Esto aumentó inmediatamente el poder de negociación de los municipios, que se organizaron en la Federación Colombiana de Municipios (FCM), que representaría sus intereses en las relaciones entre los niveles de gobierno.

La crisis política continuó y en 1991 se convocó una Asamblea Nacional Constituyente que profundizó la descentralización política al permitir la elección popular de gobernadores. Esta reforma fue impulsada por una coalición de actores nacionales y representantes de las regiones a la que se oponía la FCM, que veía a los gobernadores como competidores por el poder y los recursos. No obstante, surgió una coalición de entes subnacionales que permitió la descentralización fiscal, la cual aumentó la base y el porcentaje de las transferencias directas del gobierno central a los municipios y departamentos. Como era de esperarse, estas dos reformas aumentaron el poder de negociación de los niveles subnacionales frente al gobierno nacional.

La última etapa fue la descentralización administrativa, que se llevó a cabo en 1994 para contrarrestar las reformas políticas y fiscales anteriores. El gobierno nacional impulsó las leyes 60 y 115 de ese año, que asignaron responsabilidades a los entes subnacionales: la Ley 60 asignó la administración de los servicios sociales a los municipios, pero dado el mayor poder de negociación que habían conseguido, fue acompañada de un aumento de recursos. Por su parte, la Ley 115, sobre el sector educativo, dio la gerencia de la educación pre-escolar y básica a los departamentos, con la oposición de Fecode, el sindicato de maestros, que se oponía a la municipalización de las escuelas.

La autora plantea que el resultado final fue un visible cambio en el equilibrio de poderes en favor de los intereses subnacionales. Las reformas aumentaron la autonomía y el poder de gobernadores y alcaldes.

BRASIL

Antes de iniciado el proceso de descentralización en la década de los 80s, el equilibrio de poderes entre los diferentes niveles de gobierno en Brasil era bastante similar al de Argentina; estos países eran los más descentralizados de la región y sus gobiernos subnacionales contaban con altos niveles de autonomía.

De acuerdo con Falleti, el proceso de descentralización en Brasil siguió el mismo orden que el de Colombia: se inició en el ámbito político, continuó en la arena fiscal y terminó en la administrativa.

La reforma política de 1980 respondió al inconformismo con el gobierno militar y, como iniciativa del ejecutivo, buscaba enviar una señal de apertura democrática. Fue apoyada por una coalición de carácter subnacional, y una vez la propuesta llegó al Congreso fue aprobada por unanimidad. A partir de allí, se generaron condiciones de retroalimentación positiva que desataron reformas en la dirección inicial, es decir, para profundizar la descentralización (Pierson, 2004).

En esa perspectiva, y gracias al mayor poder de negociación de las entidades subnacionales, en 1983 se aprobó la enmienda Passos Porto que aumentó las trasferencias directas a los municipios, una medida que iba en contra de los intereses del ejecutivo y que aun así obtuvo el respaldo de la mayoría del Congreso. Este proceso continuó con la reforma constitucional de 1988, que aumentó aún más las transferencias a los municipios y les dio autoridad para crear impuestos específicos.

Finalmente, la descentralización administrativa se inició en 1988 con la transferencia de responsabilidades en la prestación de servicios de salud. Contrario a lo que predice la teoría, esta reforma fue impulsada por una coalición subnacional; no obstante, la presencia del movimiento sanitarista (Gómez, 2011), que contaba con la experiencia y el trabajo de varias décadas, jugó un papel fundamental en impulsar esta propuesta, en tanto redefinía el tratamiento de los servicios de salud tanto a nivel federal como a nivel estatal.

La autora concluye que las entidades subnacionales en Brasil efectivamente salieron fortalecidas en relación al gobierno nacional luego del proceso de descentralización. Para este caso, la descentralización y la democratización fueron de la mano, y el impulso inicial dado por la descentralización política, en un escenario de dictadura militar, fue determinante en las condiciones bajo las cuales se dieron las reformas posteriores.

MÉXICO

La descentralización mexicana se vio afectada por el inicio del proceso de democratización, que revirtió la trayectoria inicial, generando una secuencia Administrativa-Política-Fiscal, que solo produjo un leve cambio en el equilibrio de poderes entre niveles de gobierno.

Antes del proceso, el poder se concentraba claramente en el nivel nacional, con un predominio del PRI en la política mexicana, un Senado débil y un presidencialismo excesivo. Los ingresos fiscales de los entes territoriales eran muy bajos, y aunque había elecciones para gobernadores y alcaldes, el PRI, en cabeza del Presidente, determinaba los resultados.

La primera reforma fue impulsada en 1983 por el presidente Miguel de la Madrid, con la descentralización de la administración de las escuelas al nivel de los Estados; uno de los objetivos era debilitar el sindicato de educadores que empezaba a perder valor estratégico para el PRI y tenía un gran costo burocrático, al tiempo que obstaculizaba la transformación del sector (Oppenheimer, 2010). De la Madrid buscaba transferir responsabilidades y recursos a las entidades subnacionales pero tuvo fuerte oposición del sindicato. Esto, sumado a hechos coyunturales como el terremoto de 1985, obligó a archivar la iniciativa, que resurgió en 1992, en el gobierno de Salinas de Gortari, el cual además promovió la descentralización del servicio de salud.

Paralelamente, y como estrategia para ganar legitimidad, el ejecutivo nacional inició un proceso de democratización, que dio espacio a los partidos de oposición y llevó a que el PRI empezara a perder alcaldías. Esto hizo posible que los partidos de oposición presionaran por una mayor descentralización política, la cual se reflejó en la elección popular del alcalde de Ciudad de México en 1997. En materia fiscal, el gran avance de la descentralización ocurrió en 1997, luego de que el PRI perdiera la mayoría en el Congreso.

Como resultado de esta secuencia hubo un leve cambio en el equilibrio de poderes, mucho menos pronunciado que en Brasil y Colombia. El revés del proceso retrasó el desarrollo de la autonomía de los entes territoriales, pues el ejecutivo nacional pudo establecer condiciones para que su poder no se viera muy afectado.

COMENTARIOS FINALES

Falleti cuestiona la idea de que los procesos de descentralización siempre dan lugar a un mayor poder de las entidades subnacionales, y resalta que esto depende de la secuencia de reformas y de los intereses –nacionales o subnacionales– que prevalezcan en cada una de ellas.

Los cuatro casos de estudio –Argentina, Brasil, Colombia y México-, dan sustento empírico a la hipótesis de trabajo. Tal vez la inquietud que le surge al lector es la validez externa de la teoría, en tanto no se hace referencia a otros casos donde esta pueda funcionar. Contextos como el de los países de Europa del Este o de la antigua Unión Soviética, son escenarios ideales para analizar la fortaleza de la teoría propuesta.

El hecho de mostrar que no necesariamente se logran objetivos tan básicos de la descentralización, como el mayor poder de negociación de las entidades subnacionales, invita a reflexionar sobre otros argumentos que defienden estas iniciativas, por ejemplo, que la descentralización trae mayor democracia y desarrollo. Eso no siempre sucede. Por ejemplo, el trabajo de López (2010) sobre Colombia muestra que las reformas descentralizadoras pueden generar dinámicas perversas en escenarios con profunda debilidad institucional. En estos escenarios, más que promover la democracia y el desarrollo, los procesos de descentralización facilitan la captura del Estado por parte de actores ilegales, y genera autoritarismo subnacional en contextos de democracia a nivel nacional (Gibson, 2005).

El libro de Falleti invita a reflexionar sobre todos estos temas y sitúa a las entidades subnacionales en el centro de los debates económicos, sociales y políticos contemporáneos. Sin duda alguna se debe prestar más atención a estas entidades territoriales para poder tener una verdadera comprensión de la arena en la que hoy se dan las disputas por el poder.

BUY THIS BOOK

 


* Julián Arévalo: Economista y Doctor en Ciencia Política, profesor de la Universidad Externado de Colombia, Bogotá, Colombia [julianj.arevalo@uexternado.edu.co].

** Gabriel Angarita: Economista, Universidad Externado de Colombia, Bogotá, Colombia, [gabriel.angarita@est.uexternado.edu.co].
 

NOTAS:

1. Esta definición le permite precisar la discusión sobre el cambio de poder. Borges (2011) argumenta que, en Brasil, la descentralización institucionalizada por la Constitución de 1988 estableció una variante robusta del federalismo que permite a los gobiernos municipales y estatales ejecutar una amplia gama de políticas sociales y económicas, y a los partidos regionales maximizar su autonomía frente al gobierno y las instituciones centrales. Rodrigues-S. (2011) y Fenwick (2009) sostienen en cambio que la principal consecuencia de la transferencia de recursos fiscales y responsabilidades a los Estados fue reducir su poder frente al nivel nacional.

2. Descentralización fiscal: medidas para aumentar el recaudo de los gobiernos subnacionales; por ejemplo, aumentar el porcentaje de transferencias del gobierno central sin atarlo a la descentralización administrativa, crear nuevos impuestos subnacionales o delegar la autoridad fiscal. Descentralización administrativa: transferencia de la responsabilidad en la prestación de servicios de salud, educación, construcción de vivienda o bienestar social a los gobiernos subnacionales, acompañada o no de recursos para financiar esos programas. Descentralización política: reformas para devolver la autoridad política a los niveles subnacionales.

3. Aunque después de la transición a la democracia los alcaldes y gobernadores se eligieron por votación popular, la autora sostiene que no eran actos de descentralización sino de democratización.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Borges, A. “The political consequences of center-led redistribution in Brazilian federalism: The fall of subnational party machines”, Latin American Research Review 46, 3, 2011, pp. 21–45.

Falleti, T. G. "Decentralization and subnational politics in Latin America", Cambridge University Press, 2010.

Fenwick, T. B. “Avoiding governors: The success of Bolsa Família”, Latin American Research Review 44, 1, 2009, pp.102–131.

Gibson, E. L. “Boundary control: Subnational authoritarianism in democratic countries”, World Politics 58, 1, 2005, pp. 101–132.

Gómez, E. J. “Pursuing centralization amidst decentralization: The politics of Brazil’s innovative response to HIV/AIDS”, Journal of Politics in Latin America 3, 3, 2011, pp. 95–126.

López H., C., ed. "Y refundaron la Patria", Bogotá, Corporación Nuevo Arcoiris, Congreso Visible, DeJusticia, Grupo Método, MOE: DEBATE, 2010.

Oppenheimer, A. "¡Basta de historias!: La obsesión latinoamericana con el pasado y las 12 claves del futuro", Vintage, 2010.

Rodrigues-S., R. “Descentralización y focalización del gasto social en los municipios brasileños”, Latin American Research Review 46, 3, 2011, pp. 69–92.