Comportamiento de no pago en créditos de consumo: indicadores y determinantes

Available from: 
July 2013

Produced by: Andrés Alegría, Rodrigo Alfaro, Carlos Saavedra (Central Bank of Chile)

A través del uso de información administrativa es posible obtener diversos indicadores de no pago a nivel agregado para Chile. En efecto, para el sistema bancario la información disponible a través de la SBIF permite la construcción de diversos indicadores, utilizando distintas cuentas financieras, como son provisiones, cartera vencida o castigos. En particular, las provisiones (stock o gasto) reflejan pérdidas esperadas por los bancos, por lo que se utilizan en los ejercicios de tensión del Banco Central de Chile1. Esto ocurre porque un incremento en esta cuenta financiera refleja, por una parte, un aumento del riesgo del portafolio de créditos mientras que, por otra, se reconoce el mayor costo por este riesgo a través de la utilidad. Así, el efecto total no requiere de supuestos adicionales como la pérdida dado el no pago (LGD) y la exposición al no pago (EAD), usualmente utilizados en esta literatura con objeto de calcular el cargo al capital correspondiente a un determinado riesgo (Duffie y Singleton, 2003).

La cartera vencida reconoce el incumplimiento de los créditos a través del retraso de pagos por sobre 90 días lo que, escalado por el stock total de colocaciones, ha sido utilizado como una aproximación de la probabilidad de no pago (PD) en el contexto internacional (Banco Central, 2005). Sin embargo, el indicador actual que rige en Chile cuantifica la cuota asociada al retraso en contraste con el monto total del crédito que es utilizado en el estándar internacional. De esta forma, la relación entre cartera vencida sobre stock de colocaciones subestima el nivel riesgo del portafolio, pero logra capturar su dinámica2. Con todo, desde el año 2009 existe un perfeccionamiento de dicha medida a través del uso de la cuenta de mora de 90 días o más, la cual incluye el monto total del crédito pero su cobertura en serie de tiempo es limitada.

Por último, los castigos corresponden a los créditos que la administración considera que no pueden ser cobrados y deben, por tanto, ser eliminados del stock de colocaciones. Por ejemplo, para el caso de consumo, los castigos corresponden a los créditos que presentan un incumplimiento superior a 180 días3. En contraste con la cartera vencida, los castigos contienen el crédito completo, al igual que otras medidas utilizadas internacionalmente como la mora a 90 días (non-performing loans).

 ACCESS PAPER


1. Ver por ejemplo Jara y Rodríguez (2004), Jara (2005), Jara, Luna y Oda (2007), Alfaro, Calvo, y Oda (2009) y Alfaro y Sagner (2011).
2. Una discusión previa a la incorporación de la morosidad se encuentra disponible en el Informe de
Estabilidad Financiera del segundo semestre del 2005, en donde, en el marco del FSAP del 2004, la SBIF en
conjunto con el Banco Central calculó las diferencias del indicador de cartera vencida tradicional y aquel que
considera el crédito completo (Banco Central, 2005)
3. En el caso de los créditos comerciales, el tiempo requerido para pasar a castigo depende de la existencia o no de garantías reales. Así, cuando estas no están presente, se requieren 24 meses de atraso, mientras que cuando existen garantías se establecen 36 meses de atraso. Por otra parte, en caso de los créditos hipotecarios, se contabilizan como castigo cuando ellos tienen 48 meses de atraso (SBIF, 2011).
4. Por el interés de la estimación de probabilidad de no pago excluimos del análisis las provisiones, por lo que las conclusiones deben ser consideradas bajo esa restricción.

Share this