¿Cuántos empleos crean las exportaciones?: El caso de Bolivia

Keyword: 
Labor
Topic: 
Globalization - Trade

Al igual que muchos países latinoamericanos, las exportaciones en Bolivia se han acelerado desde la década de los 2000; impulsadas por los expresivos aumentos de la demanda y los precios internacionales de varias materias primas que son relativamente abundantes en el país. En este contexto, las ventas de minerales han destacado, así como la extracción de hidrocarburos –principalmente gas natural– a Brasil y a Argentina.

Con todo, la eterna crítica en torno a la concentración de las exportaciones en pocos productos primarios persiste; tanto por la vulnerabilidad macroeconómica frente a la variabilidad de sus precios como por su baja transformación. Sin embargo, el desempeño de las exportaciones debería ser también sujeto a una tercera preocupación que deviene de sus efectos sobre el mercado de trabajo. En particular, las economías deberían aprovechar los mercados mundiales para generar mejores condiciones laborales –más empleos, mayores ingresos, etc.– pudiendo ser inclusive intrínsecas a las ventajas comparativas del país; como la relativa abundancia de mano de obra no calificada en el país analizado. Bajo este contexto cabe preguntarse entonces ¿Cuán importantes han sido las mayores exportaciones bolivianas para la generación de empleos?

La respuesta puede ser evaluada estimando los empleos directos e indirectos derivados directamente de las exportaciones; usando información de las Cuentas Nacionales y del empleo producidas en este caso por el Instituto Nacional de Estadística de Bolivia (INE). Teóricamente, el empleo directo procedente de las ventas al exterior de, por ejemplo, camisas puede deducirse conociendo la cantidad de trabajo requerida para producir una unidad de camisa y multiplicándola después por el volumen correspondiente de camisas exportadas. El empleo indirecto es aquel derivado del consumo intermedio nacional utilizado para la producción y posterior exportación de camisas, y es estimado calculando el empleo (directo e indirecto) de la producción implícita en este consumo intermedio. Los resultados de estas estimaciones son apreciados en el siguiente Gráfico.

Bolivia: Empleos (Directos e Indirectos) Creados por las Exportaciones, 1999-2010 Empleos (Directos e Indirectos) Creados por las  Exportaciones, 1999-2010
Fuente: Muriel, H. B. y J. Mayorga (2012), “Exportaciones y Empleo en Bolivia”, INESAD, Documento de Trabajo 08 (http://www.inesad.edu.bo/index.php/es/publicaciones/documentos-de-trabaj...).

A partir de Gráfico se deduce que son las exportaciones de bienes no-tradicionales −manufacturas, productos agropecuarios y servicios− las que en mayor medida han generado empleos en Bolivia. En el año 2010, por ejemplo, 554.8 mil fuentes laborales (84.4% del total) fueron creadas por la venta de estos productos al exterior, mientras que 70.3 mil se derivaron de los minerales y 32.2 mil de los hidrocarburos. En contraste, en el mismo año el valor de las exportaciones no-tradicionales llegó a representar el 30.4% y el 54.3% del total en términos nominales y reales respectivamente. Estas diferencias se explican porque para producir US$ 1 millón (a precios de 2011) de productos no tradicionales se requieren 144.6 trabajadores, mientras que por el mismo millón en minerales se necesitan solamente 45.1 y en hidrocarburos 19.4.

Las disparidades en la demanda por empleo a nivel sectorial se refleja también en su crecimiento, habiendo sido menor que la evolución de las exportaciones. En particular, los empleos incrementaron a una tasa promedio anual del 4.1% durante 1999-2010, mientras que las ventas al exterior expresadas en valores reales aumentaron a una tasa del 7.3%: 4.7% para el caso de los bienes no-tradicionales, 8.9% para los minerales y 15.3% para los hidrocarburos.

En términos relativos, el empleo generado por las exportaciones en Bolivia no se modificó de manera importante en la década analizada, ya que representó el 16.4% de la población ocupada total del país en el año 2001, alcanzando un porcentaje parecido en 2009 (16.5%).

En resumen, los resultados muestran que la economía boliviana no estaría aprovechando adecuadamente los mercados internacionales para la generación de más fuentes de trabajo; aunque ciertamente existe un segundo canal de transmisión vía mayores gastos por bienes y servicios nacionales derivados de las rentas de las exportaciones que no ha sido todavía determinado. Con todo, los datos oficiales sobre el mercado de trabajo muestran que la alta precariedad laboral ha persistido en la década, con una bajísima creación de empleos formales (es decir; con protección social, estabilidad y políticas salariales sujetas a las normas nacionales), haciéndose necesario pensar seriamente en como promover efectivamente sectores intensivos en mano de obra a fin de incrementar estos tipos de exportaciones.
 

 

Share this