La insoportable tolerancia con la evasión

Keyword: 
Taxes
Topic: 
Fiscal Policy - Public and Welfare Economics

Este artículo hace parte del foro: Los impuestos como instrumentos de desarrollo

Es esencial elevar los costos potenciales de la evasión, pero también hay que combatir la falta de “moral tributaria”

La recaudación tributaria ha aumentado aproximadamente 30% por cada dólar de producción o ingresos en América Latina en las dos últimas décadas. Parte de este aumento se debe a las mejoras en la administración tributaria. Las administraciones tributarias actualmente pueden enorgullecerse de tener autonomía técnica y presupuestaria y personal profesional bien calificado. Su función recaudatoria, centrada en los grandes contribuyentes, se ha fortalecido gracias en parte al uso generalizado de tecnología.

Sin embargo, los desafíos de las administraciones tributarias son más grandes que sus logros. Un gran número de trabajadores y empresas en la región nunca se relacionan con la administración tributaria. Aunque algunos están exentos por ley de presentar declaración de impuestos, la mayoría sencillamente se oculta de la administración tributaria recurriendo a estrategias de elusión o a fraudes directamente ilegales.

Por cuenta de la evasión se pierde la mitad de la recaudación potencial del impuesto a la renta de las personas y las empresas, y más de una cuarta parte de los ingresos fiscales que debería generar el IVA. La principal razón es que las probabilidades de ser castigado por evasión tributaria son prácticamente nulas, como se analiza en el informe del BID recién publicado, Recaudar No Basta: Los Impuestos como Instrumentos de Desarrollo. Para empezar, pocas personas son contribuyentes registrados –sólo el 10% de la población en América Latina está registrada, en comparación con el 59% en los países desarrollados. Entre los contribuyentes registrados, sólo 2,8% se ven sometidos a auditorías generales al año, y un desdeñable 0,2% se ve sometido a auditorías en profundidad.

Estos números pueden ser engañosos, porque las auditorías no se hacen en forma aleatoria: se enfocan en los contribuyentes que muestran más indicios de fraude fiscal sofisticado y cuantioso. Mala cosa para los peces gordos que no tienen donde esconderse. Pero tanto mejor para el grueso de los contribuyentes, porque esto significa que para ellos la probabilidad de ser castigados es aún menor.

Pero las cosas no terminan ahí. Cuando se detectan fraudes u otras faltas, las sanciones no se aplican con suficiente rigor. El fraude fiscal está bien definido en las legislaciones latinoamericanas, pero las sentencias son casi inexistentes. Como promedio, en cada país de América Latina se dictan tres sentencias por evasión al año. En unos pocos países, no se ha producido ni una sola sentencia por fraude fiscal en los últimos cinco años. Aunque, cuidado: en Chile, Colombia y México el número de sentencias es razonable y puede estar en aumento.

Como resultado de toda esta cadena permisiva, el impacto de las auditorías en el total de la recaudación es un magro 1,6% en promedio en toda América Latina (y mucho menos que eso en la mayoría de países).

Elevar los costos potenciales de la evasión es esencial, pero posiblemente no es suficiente. Los esfuerzos de las administraciones tributarias pueden ser más efectivos si hay más “moral tributaria”. Según las encuestas de Latinobarómetro, solo uno de cada dos latinoamericanos piensa que evadir impuestos es reprobable. Entre los factores que atentan contra la moral tributaria están la falta de popularidad del gobierno de turno, la creencia de que el país no va en la dirección correcta y la percepción de que las entidades públicas no están atendiendo los problemas sociales más acuciantes, como la seguridad o el desempleo.

Las motivaciones y temores que tiene la gente para pagar o evadir los impuestos son tan variadas que se requiere de una gran diversidad de estímulos y de formas de coerción para reducir sustancialmente la evasión. Por desgracia, muchos de los factores que afectan la moral tributaria están más allá del ámbito de acción de las administraciones tributarias. La tolerancia con la evasión es una tara muy pesada que arrastran las sociedades latinoamericanas.


Vea el video para este artículo

 

 

Share this