Diferencias de ingreso y migración interna en Colombia

Keyword: 
Migration
Topic: 
Demographic Economics - Migration

El continuo flujo de migrantes a la ciudad de Bogotá – Colombia ha marcado el crecimiento de la ciudad en su historia reciente. Motivados por mejores oportunidades de trabajo y educación, personas de otros lugares del país arriban continuamente con el objetivo de obtener mejores condiciones de vida en un centro urbano que supera los siete millones de habitantes. Pese a que existen factores distintos a los económicos que llevan al reasentamiento de la población, la mejora en los ingresos reales presentes y futuros, parece ser el principal incentivo de las personas que arriban anualmente a la capital del país. 

Resulta de interés analizar el proceso de incorporación de esta mano de obra al mercado laboral local y a la estructura de negocios que perfila a Bogotá como una ciudad que provee servicios, con un sector industrial aun importante. De igual manera, bajo la estructura de informalidad laboral que para el primer trimestre de 2014 fue de 43.5% (Fuente: DANE), y la calificación del empleo requerida para incorporarse los niveles altos de la escala salarial, el inmigrante se enfrenta a un mercado, que si bien presenta las mejores condiciones del país, resulta ser más heterogéneo y competitivo.

Según la información de la Encuesta Multipropósito de Bogotá de 2011, utilizada para este estudio, los migrantes internos tienen una edad entre los 20 y 40 años, en mayoría son hombres (56%) y en mayor proporción solteros (41%). En cuanto a nivel de educación, el 40% de personas provenientes de otras regiones del país poseen secundaria y el 23% tienen educación universitaria. Finalmente, el 17% de inmigrantes provienen de regiones expulsoras de población por motivos de conflicto y el 4.7% de personas son afrodescendientes. En cuanto a niveles de ingreso, los migrantes se encuentran distribuidos en las escalas bajas, medias y altas, por lo que no se observa una tendencia a la concentración solo en bajos ingresos.

El componente adicional para el estudio de la mano de obra inmigrante pasa por el matiz de la discriminación, en este caso de ingresos, la cual podría tener elementos que van desde la productividad del migrante hasta condiciones culturales y regionales, las cuales puedan hacerse explicitas en diferencias con respecto a los nativos por llevar a cabo la misma labor. Se requiere establecer si realmente existe una discriminación en términos de ingresos para con los migrantes y el orden de magnitud de esta en unidades monetarias.

La explicación económica de la presencia de dicho diferencial radica en una posible diferencia de calificación entre inmigrantes y nativos, la cual puede existir en Colombia debido a la gran concentración de establecimientos de educación superior en pocas ciudades del país, principalmente en Bogotá. Sin embargo, La educación para el trabajo se encuentra presente en una mayor porción del territorio por medio del Servicio Nacional de Aprendizaje, por lo que las competencias para ciertos campos laborales existentes en la capital pueden ser adquiridas en los sitios de origen de los migrantes. En resumen, se puede pensar en discriminación negativa para altos niveles de calificación y nula para los niveles intermedios.

Para estimar el diferencial de ingresos se procede a construir un marco de contraste a partir del cual se pueda comparar estadísticamente a cada inmigrante emparejado con el nativo más similar (frecuentemente entendido como clon). Utilizando variables como edad, años de educación, nivel educativo, género, raza, estado civil, y región de procedencia, se estima la diferencia promedio de ingresos mensuales entre inmigrantes internos y nativos. La tabla 1 muestra los resultados incluyendo el diferencial estimado cuando no se realiza el emparejamiento.

Tabla 1. Diferencial de ingresos estimados para inmigrantes y nativos. Miles de pesos de 2011.
Diferencial de ingresos estimados para inmigrantes y nativos

En caso de que se realizara una comparación de salarios entre migrantes y nativos sin controlar por las diferencias entre grupos, se tiene como resultado una discriminación de ingresos contra la población que arriba a Bogotá, la cual es del orden de CO$91,550. Esto se traduce en que los nativos ganan en promedio 8.94% más ingresos mensuales. Sin embargo, al comparar solamente a los inmigrantes con el grupo de control de nativos con características similares, el panorama se hace positivo para los primeros, ya que el ingreso medio de nativos clones es 12.2% menos que el de todos los nativos considerados en el primer ejercicio. Esto puede ser un indicio de discriminación positiva (premio) a los inmigrantes, del orden de CO$44,600, equivalente a 4.73% más ingreso que los nativos.

Así las cosas, pareciera existir diferencial de ingresos entre los dos grupos de población, pero al realizar pruebas de significancia estadística sobre la hipótesis de no existencia de diferenciales de ingreso, la evidencia muestra que no hay tal diferencia. El resultado no solo es bueno para los inmigrantes sino también para el mercado laboral de la ciudad ya que indica que el mercado laboral es capaz de absorber la mano de obra inmigrante sin que varíen salarios por este factor. De igual manera, al no encontrar diferencias en ingresos se tiene que los migrantes pueden apuntar a similares condiciones de vida que nativos aun cuando no se inserten en el mercado laboral formal. En conclusión, en Bogotá la migración interna no explica diferencias sustanciales de ingresos.

 

Share this